La verdadera felicidad está en la emoción serena