La vida: una obra de arte