Las tormentas solares afectan a nuestro cerebro