Llorar nos ayuda a superar los malos momentos