Llorar para limpiar las heridas