Los componentes más importantes de una buena inteligencia emocional