Los cuatro complejos más habituales