Los efectos del desamor intenso son similiares a un ataque de ansiedad