Los rumores, un elemento tóxico a nivel emocional