Malas prácticas que fomentan el estrés