No esperes nada de nadie