No todo es blanco o negro