Es imposible olvidar el ayer