Pedir perdón es más fácil que perdonar