¿Por qué dejamos las cosas a medias?