Por qué negamos nuestros problemas