¿Por qué permanecemos en relaciones destructivas?