¿Por qué se nos pegan las canciones?