¿Por qué se produce la decepción?