Cómo prevenir la depresión en verano
El verano es una época muy idealizada, sin embargo, es en esta época del año donde muchas personas se sienten más solas que nunca. O también, cuando renacen carencias internas que duelen mucho. El verano es un reto emocional ante el que la persona se posiciona frente a una rutina totalmente distinta a la del invierno. Y no olvidemos que las rutinas nos dan seguridad.

Es decir, cambian muchos planes y algunos espacios incluso desaparecen hasta el próximo otoño. Para quienes el verano no es la estación preferida, supone todo un reto emocional. ¿Cómo prevenir la depresión en verano?

Personaliza tus vacaciones

Es muy importante que personalices tus vacaciones de verano, a partir de tus circunstancias. Es decir, existen muchas formas distintas de vivir este tiempo: programar actividades de voluntariado, asistir a cursos de verano en la universidad, buscar un trabajo estival, visitar el pueblo, disfrutar de la terraza y del jardín en casa, realizar excursiones… Elabora tu propia lluvia de ideas de actividades que te gustaría practicar en verano. Esta lista puede servirte de inspiración para mantener la actividad física y mental.

Cómo prevenir la depresión en verano

Cómo sobrevivir al calor

Si no te gusta el calor, puedes elegir como destino de vacaciones un lugar en el que las temperaturas bajan al atardecer, se respira el aire y esto influye también en el descanso. Es decir, la apatía estival también está muy vinculada con cómo afectan las altas temperaturas a la salud. Roban apetito y afectan a la calidad del sueño.

Invierte en comodidad para ti. Por ejemplo, puedes valorar la posibilidad de instalar aire acondicionado en el salón de casa, el lugar en el que pasas más tiempo. Los planes de playa y piscina también son refrescantes en esta época del año.

Activa tu mente

Tener mucho tiempo libre y dar muchas vueltas a la cabeza pueden ser dos opciones que van de la mano. Por esta razón, activa tu mente recordando que es justo ahora cuando puedes encontrar tiempo para actividades a las que no dedicas tanto espacio como te gustaría durante el resto del año: practicar yoga al aire libre, leer biografías de autores célebres, ver películas en versión original, escribir cartas, visitar museos, quedar con los amigos y disfrutar de conversaciones sin prisa…

Cómo prevenir la depresión en verano

Cuida tu alimentación

El verano invita a disfrutar del turismo gastronómico, es decir, disfruta de los placeres culinarios en los viajes de turismo. Pero también, en tu vida diaria. Busca más espacio para elaborar menús con frutas y verduras de temporada. La ensalada es un plato típicamente estival que admite múltiples variaciones al poder complementarla con distintos ingredientes.

Paseos al final del día

Fomenta el hábito de dar un paseo al final de la tarde. Los días de verano son infinitos. Y esta sensación es muy añorada durante el invierno. Por tanto, si no te gusta el verano intenta centrarte en aquellos detalles que sí te gustan más. No hagas valoraciones absolutas. De este modo, consigues quedarte con lo positivo de este tiempo y vivir el presente. Escribir un diario estival puede ayudarte a ello.