Psicología humana: la persona no es un objeto