Psicosis, adiós a la realidad