¿Qué es real en las relaciones virtuales?