Qué esconde el exceso de actividad