Qué hacer cuando el romanticismo se acaba