¿Qué hacer cuando pisan tu dignidad?