Que no te limite el sentido del ridículo