Saber lo que no quieres también es importante