Cómo saber si el problema está en ti