Sensación de ridículo ante el rechazo amoroso