Sentir compasión aumenta nuestra autoestima