Sesgo psicológico: distorsiones de la realidad