Soñar despierto resulta beneficioso para nuestro cerebro