Tu sufrimiento no es una excusa para herir a otros