Tardamos un quinto de segundo en enamorarnos