Tres rasgos de una autoestima vulnerable