Un estudio demuestra que las embarazadas pueden consumir edulcorantes bajos en calorías