Una crisis personal puede ser una oportunidad