Una niñez difícil no determina nuestro fufuro