Vemos y oímos sólo lo que nos interesa