Vivir el presente, incluso en la adversidad